Bankinter cierra 2012 con un beneficio neto de 124,6 millones y un fuerte crecimiento en todos los márgenes de la cuenta de resultados

25/01/2013
  • El margen antes de provisiones (total de ingresos menos gastos) crece un 32,43% respecto al de 2011. Su fortaleza ha permitido absorber con holgura los saneamientos requeridos por los dos RDL’s de reestructuración bancaria.

  • El banco realiza durante el año una gestión activa de refuerzo de su solvencia y sitúa el ratio de capital EBA al cierre del ejercicio en el 10,22%.

  • La privilegiada calidad de activos del banco se evidencia en un ratio de morosidad del 4,28%, casi un tercio que la media del sector.

El Grupo Bankinter ratifica con los sólidos resultados obtenidos en 2012 su posición como una de las entidades más solventes del sistema financiero español. Estos resultados están asentados sobre un crecimiento en todos los márgenes de la cuenta y en un incremento de los ingresos en las principales líneas de negocio, lo que, junto al control de los gastos, ha derivado en importantes mejoras de eficiencia y productividad.

Bankinter obtiene al cierre de 2012 un beneficio neto de 124,65 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 154,18 millones. Estos beneficios son un 31,22% y un 35,80% inferiores, respectivamente, a los presentados a la misma fecha de 2011. No obstante, hay que tener en cuenta que el banco ha afrontado durante este ejercicio las importantes provisiones requeridas en los RDL 2/2012 y 18/2012, asumiendo íntegramente cada una de ellas en el trimestre en el que se produjeron, las cuales han tenido un impacto final sobre el beneficio neto de 124,3 millones de euros. Sin tener en cuenta ese impacto en la cuenta de resultados, el beneficio neto del banco a final de año hubiera sido de 249 millones de euros.

Asimismo, el banco mantiene una extraordinaria calidad en sus activos y en sus datos de morosidad y de solvencia, como ya se demostró con las pruebas de resistencia a las que fue sometido el sector en septiembre y que dieron para Bankinter un excedente de capital de 399 millones de euros en el escenario más adverso contemplado.

La calidad de activos de Bankinter continúa muy por encima del resto de sus competidores, con un ratio de morosidad del 4,28% (frente al 11,38% que tenía a noviembre el sector), y con una cobertura del 48,31%. Asimismo, los activos problemáticos del banco (riesgo dudoso + subestándar + activos adjudicados sobre riesgo computable total) es muy inferior a la del resto de entidades, alcanzando los 2.740 millones de euros, lo que supone un 5,9% frente al 15,9% que tienen los bancos comparables.

Bankinter tiene una cartera de activos inmobiliarios adjudicados muy pequeña, diversificada y con muy poco peso en suelo, con un importe bruto valorado en 611,66 millones de euros y una cobertura del 37,69% sobre el valor contable. Es destacable, además, que el banco lleva a buen ritmo su venta, representando ésta un 53,1% de todas las entradas brutas de estos activos producidas durante el año.

En cuanto a la solvencia, Bankinter ha fortalecido de forma significativa sus ratios de capital gracias, entre otros, a las nuevas emisiones de acciones llevadas a cabo para respaldar la conversión anticipada de bonos subordinados y preferentes por acciones del banco. Con todo ello, el ratio de capital EBA se sitúa al cierre del ejercicio en el 10,22%, frente al 7,28% de diciembre de 2011.

Cabe destacar, igualmente, que los 2.500 millones de euros de vencimientos de 2012 se han soportado con holgura gracias a las nuevas emisiones a medio y largo plazo llevadas a cabo en el año, por importe de 1.800 millones de euros, y a la reducción de 3.200 millones del gap de liquidez. En cuanto a los vencimientos de financiación mayorista de los próximos tres años, están totalmente cubiertos con los 7.900 millones de euros en activos líquidos de los que dispone el banco.

De forma paralela, Bankinter ha seguido reforzando la financiación minorista, como se aprecia en la tendencia del ratio de depósitos sobre créditos, que se sitúa al cierre de 2012 en el 66,9% frente al 58,4% con que se cerró el año 2011.

Márgenes con fuerte crecimiento y un sólido negocio con clientes.

El margen de intereses de Bankinter alcanza al cierre del año los 660,25 millones de euros, lo que supone un 21,67% más que un año atrás, siendo éste uno de los principales motores del resultado. Y todo ello pese a que el entorno de tipos ha resultado en una contracción del margen en el cuarto trimestre, que se recuperará de manera progresiva a lo largo de 2013 como consecuencia de las nuevas limitaciones de remuneración de los depósitos. Respecto al margen bruto, se sitúa a la misma fecha en los 1.254,04 millones de euros, un 13,54% más. Y en cuanto al margen antes de provisiones (608,59 millones), el crecimiento es de un 32,43% frente al de 2011.

Por lo que se refiere al balance de Bankinter, los activos totales cierran en 58.165,89 millones de euros (un 2,23% menos que a diciembre de 2011). Los recursos controlados se sitúan en 44.328,14 millones, un 3,05% menos en el año, si bien los recursos minoristas (cuentas a la vista, depósitos y pagarés) crecen en un 10,57%; y los gestionados fuera de balance (fondos de inversión, pensiones y gestión discrecional) lo hacen en un 7,14%.

Y en cuanto a los créditos sobre clientes, alcanzan los 42.059,72 millones de euros, un 1,28% menos que a la misma fecha de 2011. No obstante, poniendo el foco específicamente en los créditos a empresas, y más en concreto, en el segmento de Banca Corporativa, los créditos se incrementan en un 20,3%, hasta alcanzar los 10.200 millones de euros, como consecuencia del cambio de mix de la cartera crediticia del banco hacia un mayor peso del crédito no hipotecario y, en consecuencia, hacia una mejora de los diferenciales.

Por lo que se refiere al negocio con clientes, ha mantenido a lo largo del ejercicio una tendencia de crecimiento constante en términos de captación: un total de 130.600 clientes nuevos han entrado al banco en el año, lo que supone un 15% más de los captados durante el pasado ejercicio. De estos, más de 34.000 pertenecen a los segmentos de rentas altas, grupo de especial relevancia estratégica.

En este segmento, el banco ha acometido una profunda transformación de su modelo de negocio hacia un formato más orientado hacia la gestión de activos y el asesoramiento especializado al cliente, con productos y servicios más sofisticados, equipos de gestores más numerosos y mejor formados, y una nueva segmentación en dos únicas divisiones: banca privada y banca personal. Como complemento a esta nueva estrategia se enmarca la adquisición de la filial de Luxemburgo del banco holandés Van Lanschot, que servirá para mejorar la propuesta de valor desde una perspectiva más global.

Con una parecida tendencia de crecimiento se muestra también el negocio asegurador, al que Bankinter dedica una especial atención estratégica y que mantiene una notable contribución a los resultados del Grupo.

Así, el resultado atribuible a Bankinter Seguros de Vida, se sitúa en 17,8 millones de euros en este ejercicio, lo que significa un 20,3% más que en 2011.

Por su parte, Línea Directa crece de manera sostenida en un entorno difícil, alcanzando al finalizar este año 1,74 millones de pólizas de automóvil, con un incremento del 2,1%. Y en cuanto al número de pólizas de hogar, el crecimiento es mucho mayor en términos relativos: un 31,5% más, llegando hasta las 219.000 pólizas al término de 2012.

Bankinter mantiene la calidad de servicio como base fundamental de la actividad del negocio con clientes. Según el resultado de los análisis realizados por una empresa independiente a partir de la opinión de los propios clientes, Bankinter incrementa la diferencia que, en cuestión de calidad de servicio, mantiene tradicionalmente con el sector. Así, el Índice de Satisfacción Neta (ISN) de Bankinter, en personas físicas, se sitúa a 31 de diciembre de 2012 en un 75,1 de ISN, que supone 8,4 puntos más que la media del mercado, frente a los 4,4 puntos de diferencia que existía hace un año.