Bankinter estima en 136 millones de euros las provisiones exigidas por la nueva norma de saneamiento del sector financiero

14/05/2012
  • El banco absorbió ya íntegramente en el primer trimestre las provisiones requeridas por el anterior RDL 2/2012, por un impacto total de 138,7 millones.

  • Bankinter podrá asumir las exigencias de ambos RD-Leyes con los resultados típicos del ejercicio, manteniendo su nivel de capital sin adoptar medidas extraordinarias.

Bankinter ha estimado en unos 136 millones de euros antes de impuestos (equivalentes a 96 millones después del efecto impositivo) el importe necesario de nuevas provisiones para dar cumplimiento a los requerimientos del Decreto-Ley 18/2012 de 11 de mayo, de saneamiento del sector financiero.

Esta cifra se desglosa de la siguiente manera: 45 millones de euros por las posiciones de financiación de suelo; 17 millones por las posiciones de financiación de obra en marcha; y 74 millones de euros por las posiciones de financiación de obra terminada. Todo ello contabilizado en función de la exposición del banco al segmento promotor inmobiliario al corriente de pago al cierre de 2011.

Según estas cifras, Bankinter considera que, de cumplirse el resultado de explotación previsto para el ejercicio 2012, dichos resultados permitirían cubrir estas nuevas exigencias de provisiones sin que se produzca impacto ni en las reservas de la entidad ni en sus ratios de capital.

Cabe destacar que Bankinter ya realizó en el primer trimestre de este año todos los cargos específicos relacionados con el anterior Real Decreto Ley 2/2012, sin que existan por tanto dotaciones pendientes de cumplir en aplicación de esa disposición normativa. La generación de resultados, junto a la provisión genérica disponible, permitió a la entidad absorber íntegramente el total de las provisiones exigidas, por importe de 138,7 millones de euros, pudiendo dar además un beneficio neto de 49,4 millones, un 1,8% más que en el primer trimestre del año anterior.

De esta forma, el banco asume el impacto del conjunto normativo de ambos RD-Leyes contra los resultados típicos generados en el ejercicio, manteniendo un nivel de capital adecuado sin tener que acudir a la adopción de medidas extraordinarias de generación de capital, como la venta de activos con importantes plusvalías latentes, los cuales se mantienen intactos en el balance de la entidad

Lo anterior pone de manifiesto que la calidad de los activos del banco y su reducida exposición a los sectores más problemáticos de la economía continúan siendo las máximas ventajas competitivas de la entidad en un entorno de crisis. Todo ello, junto a un nivel de capital adecuado y una demostrada capacidad para generar beneficios recurrentes, sitúan a Bankinter en una posición de auténtico privilegio de cara a afrontar los futuros retos a los que se enfrenta el sector financiero en nuestro país.