Pedro Guerrero reafirma en la Junta que Bankinter es la entidad financiera mejor posicionada en este entorno de crisis.

24/04/2009
  • Para el presidente de Bankinter esta posición de privilegio permitirá al banco afrontar la crisis como una oportunidad, saliendo fortalecido de ella

  • Guerrero resaltó la oportunidad que supone la operación para ejercer el derecho preferente de compra sobre el 50% de LDA, anunciada hace unos días por el banco

El Presidente de Bankinter, Pedro Guerrero, comenzó su discurso ante la Junta General de Accionistas, celebrada hoy en Madrid, haciendo una referencia a la crisis financiera internacional, que, iniciada en el verano de 2007, “se ha convertido en la mayor crisis bancaria de la historia”. En ese sentido, definió 2008 como el año que marcará un antes y un después en el mundo de la banca.

En ese entorno de crisis mundial, el sector crediticio español –pese a haber salido comparativa y relativamente indemne durante 2008- se va a enfrentar en los próximos meses a serios problemas, entre los que el Presidente destacó tres como los principales: la mora, principal amenaza de las cuentas de resultados bancarias, que seguirá creciendo fuertemente conforme se materialice el deterioro económico y se incremente la tasa de paro; en segundo lugar, la exposición al sector inmobiliario, motor del crecimiento español en los últimos años hoy casi paralizado. Y por último, la liquidez, lo que, dada la fuerte dependencia de la financiación exterior del sistema crediticio nacional, y el hecho de que el mercado interbancario internacional se encuentre todavía básicamente cerrado, hará que este problema estructural de mantenga durante años.

Ante este panorama, Pedro Guerrero ratificó su convicción de que Bankinter "es la entidad financiera española mejor posicionada". Por varios motivos: por tener el ratio de mora más bajo del mercado, 1,34%, con un nivel de cobertura del 120%; por mostrar la más baja exposición al riesgo promotor en términos relativos; y por disponer de una cómoda posición de liquidez, en la que "el banco no tiene vencimientos en 2009 y los que tenemos en 2010 serían asumibles aun en el caso impensable de que los mercados continuaran cerrados."

En definitiva, concluyó Pedro Guerrero, "esta posición de privilegio es lo que permite a Bankinter afrontar la crisis como un reto y como una oportunidad, pues nuestros equipos humanos, dentro de una estrategia bien definida y perfectamente válida, van a poder seguir captando negocio y clientes con una agilidad de la que no van a disponer fácilmente nuestros competidores."

El Presidente de Bankinter realizó también en su discurso una referencia a Línea Directa Aseguradora, participada del banco de la que alabó sus cifras, resultados y perspectivas de negocio. En ese sentido, valoró muy positivamente la decisión tomada por el Consejo de Bankinter, en su reunión del 16 de abril, de ejercitar un derecho preferente de adquisición sobre el 50% de la compañía propiedad de RBS, al precio fijado por el auditor (PwC), de 426 millones de euros. Para Pedro Guerrero la operación supone una magnífica oportunidad para Bankinter, no sólo por el precio pagado, por el que el banco pasará a tener el control del 100% de la compañía, sino, sobre todo, "porque los más de 1.000.000 de clientes de LDA ofrecen a Bankinter una posibilidad de sinergias y acciones comerciales que sin duda vamos a aprovechar."

Respecto a esta operación, el Presidente precisó que "generará un consumo de capital que tendremos que evaluar con exactitud en el momento de su formalización y contabilización". Sería entonces, en todo caso, cuando, haciendo uso de la autorización que hoy se solicitaba a la Junta General, el banco tendría la intención de realizar una ampliación de capital que permitiera no solo mantener, sino mejorar los ratios de solvencia.

Por lo demás, la Junta General de Accionistas de Bankinter ha aprobado todos los acuerdos previstos en su Orden del día. Entre estas resoluciones cabe destacar el examen y aprobación de las cuentas anuales del Banco, la ratificación del nuevo consejero, Rafael Mateu de Ros, (otro Consejero externo), cuyo nombramiento por cooptación fue acordado por el Consejo de Administración en su reunión ordinaria de enero; la reelección por un plazo de cuatro años de tres miembros del Consejo: Pedro Guerrero (Consejero ejecutivo), Fernando Masaveu (Consejero externo dominical) y Marcelino Botín Sanz de Sautuola (Consejero externo dominical); así como la fijación en 11 del número de Consejeros y, en consecuencia, el nombramiento de José Antonio Garay como nuevo Consejero externo independiente, que completará esa cifra.