La consejera delegada de Bankinter promete impulsar una política de fortalecimiento del banco desde la independencia.

16/03/2012
  • Dancausa señaló que Bankinter podrá cumplir en uno o dos trimestres con las nuevas exigencias de provisiones del Real Decreto Ley sobre la reforma del sector.

  • La solución a los problemas del sector no pasa por la creación de grandes bancos, sino por recuperar valores como la honestidad o la buena práctica bancaria.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, se comprometió hoy en su discurso ante la Junta General de Accionistas a impulsar “una política firme de fortalecimiento del banco, basada no tanto "en un crecimiento espectacular, que comprometa el futuro de la entidad, sino en asegurar una expansión consolidada y firme". En definitiva, "no crecer a cualquier precio, sino en la buena dirección”. Y todo ello a través de “un camino de independencia como el que hemos seguido en estos 47 años de historia"

Para conseguirlo, Dancausa apostó por acometer un gran esfuerzo tanto en el terreno de los costes como de los ingresos en todas las líneas de negocio, y por incidir en lo que dio buenos resultados en 2011: la actividad aseguradora, una rigurosa gestión del riesgo y el impulso en segmentos de clientes como las empresas o la banca privada.

En ese sentido, definió como “bastante satisfactorio” el beneficio neto alcanzado por Bankinter en 2011, un 20% superior al del año anterior, "en un ejercicio en el que la banca en su conjunto ha disminuido su beneficio atribuido en más de 5.000 millones de euros (33%)".

La consejera delegada de Bankinter planteó el inicio de su discurso rindiendo cuentas ante los accionistas desde una triple perspectiva: solvencia y solidez de la entidad; rentabilidad de su inversión y revalorización de ésta en comparación con el mercado.

Respecto a lo primero, Dancausa señaló que la solvencia de Bankinter está acreditada a partir de indicadores como: un nivel de mora del 3,2% frente al 7,7% del mercado, una dotación de activos problemáticos al 45%, ratios de capital principal en el 9,43%, y unos vencimientos de 2012, 2013 y 2014, prácticamente cubiertos con las operaciones de refinanciación a largo plazo del BCE.

Sobre la rentabilidad de la inversión, destacó que la revalorización de la acción del banco en 2011 fue de un 14,3%, frente a una reducción del 12,7% del conjunto de empresas del Ibex35.

Respecto al Real Decreto Ley de Reforma del Sector Financiero y sus nuevas exigencias de capital y provisionamiento, señaló que Bankinter estará en disposición de cumplirlas "en uno o dos trimestres, mientras que las mismas exigencias parece que van a representar para algunos de nuestros competidores hasta 12 años consecutivos de beneficios".

Asimismo, Dancausa destacó la oportunidad que se le brinda a Bankinter en este entorno de reestructuración del sector y añadió su convencimiento de que “la solución del sistema financiero español no está en la creación de varios bancos gigantescos”. No es una cuestión de dimensión, sino de recuperar valores básicos como la honestidad, la ética o el trabajo constante, como el que demuestran los empleados del banco, a quienes dirigió un sentido agradecimiento.

Por último, la consejera delegada de Bankinter volvió a ratificar la adhesión de la entidad, anunciada ayer, al Código de Buenas Prácticas impulsado por el Ejecutivo en el "Decreto Ley de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos". Dancausa se mostró favorable a la implantación de medidas que, como esta, "ayudan a combatir la difícil situación por la que pasan muchas familias en las circunstancias actuales"

Solidez de Bankinter en un panorama económico adverso.

Por su parte, el presidente de Bankinter, Pedro Guerrero, dibujó un panorama para 2012 que, en términos macroeconómicos, será aún peor que 2011, si bien "se están dando los pasos, a nivel europeo y nacional, para que se recupere la confianza y el normal funcionamiento de los mercados de crédito, iniciando el camino de salida de la crisis".

Guerrero destacó los resultados y la situación de Bankinter en ese adverso contexto, y señaló a los activos inmobiliarios adjudicados y los créditos al sector promotor como el principal problema de la banca española. En ambos casos, la situación de Bankinter es mucho mejor que la de sus competidores, por lo que el esfuerzo de provisiones exigido por el Gobierno en relación a esos activos será para Bankinter "sobradamente asumible con los beneficios del presente ejercicio, que estoy seguro serán muy satisfactorios".

La Junta General de Accionistas de Bankinter ha aprobado todos los acuerdos previstos en su orden del día. Además del examen y sanción de las cuentas anuales, cabe destacar entre estas resoluciones la fijación de una nueva fecha de conversión voluntaria de la emisión de bonos subordinados necesariamente convertibles en acciones, por importe de 406 millones, que el banco lanzó en marzo de 2011, así como la retribución extraordinaria ligada a la misma. Según lo aprobado, se abre una nueva ventana de conversión voluntaria entre el 16 de marzo y el 28 de marzo. El bonista que vaya al canje en esta ventana recibirá una remuneración extraordinaria del 14,82% sobre el nominal de los bonos, compensando así la que habrían obtenido los titulares de mantener las convertibles hasta su vencimiento en mayo de 2014.

Con esta operación, Bankinter tiene como objetivo que este pasivo societario se convierta en capital de primera calidad tanto a efectos internos como, sobre todo, desde la perspectiva de la normativa europea.

La Junta ha aprobado igualmente la reelección de Gonzalo de la Hoz y Jaime Terceiro como consejeros externos independientes.