Bankinter lanza un Seguro de Responsabilidad Civil para directivos y administradores de empresas.

23/03/2011

- Como novedad frente a otras opciones existentes en el mercado, el tomador y asegurado de esta póliza es el propio directivo o administrador.
- Comprende entre sus coberturas el coste de los gastos de defensa, fianzas y de rehabilitación de imagen cuantiosos.

Bankinter ha lanzado al mercado un nuevo seguro de responsabilidad civil para directivos y administradores de empresas que complementa la oferta de productos de la entidad. Se trata de un producto innovador en la medida de que está enfocado a personas físicas, permitiendo que el tomador del seguro sea el propio directivo, cuando hasta ahora los productos similares existentes en el mercado sólo eran contratables por la empresa.

Este producto tiene como objeto la protección del patrimonio del asegurado ante reclamaciones en las que éste resulte civilmente responsable por razón de cualquier acto incorrecto cometido, o presuntamente cometido, por él en el ejercicio de sus funciones como administrador o directivo al servicio de la empresa.

Entre las coberturas de este seguro se incluye el pago de indemnizaciones que deba soportar el asegurado, gastos de defensa y de rehabilitación de imagen, costas y fianzas judiciales que se impongan (en procedimientos civiles y en causas penales), etc. Asimismo aporta abogados especializados en este tipo de situaciones al servicio del asegurado.

Cabe destacar como novedad del producto, el hecho de que permite contratar en una única póliza a un directivo o administrador que desarrolla su actividad hasta en un máximo de 10 empresas.

El producto puede ser contratado con un capital asegurado por siniestro y año de seguro hasta un máximo de 600.000 euros; y con una prima anual a partir de 450 euros por año, con posibilidad de fraccionamiento de pago semestral y trimestral. La contratación se realiza de forma sencilla, a través de un simple cuestionario donde el propio asegurado decide qué importe de prima quiere pagar.

Se trata, en definitiva, de un producto que da respuesta a una preocupación creciente entre los directivos y administradores empresariales, quienes en función del artículo 133 de la Ley de Sociedades Anónimas pueden ser llamados a responder con su patrimonio presente y futuro en función “de los daños que causen por actos contrarios a la Ley o a los estatutos o por los realizados sin la diligencia con la que deben desempeñar el cargo…"