Bankinter aprueba el stress test con buena nota

24/07/2010

- En el escenario de stress, la Entidad alcanza el 7,6% de Tier 1.
- Bankinter es una de las entidades con menor impacto negativo potencial, derivado de la calidad de sus activos, baja morosidad e ínfima exposición a los sectores con mayores pérdidas potenciales.
- Al ser un ejercicio estandarizado, y partir de asunciones medias sobre ratios del sistema, supone un escenario de estrés mayor y muy improbable para Bankinter.

Bankinter considera como muy satisfactorio los resultados obtenidos por la Entidad en el ejercicio de stress test que ha llevado a cabo el CESB y el Banco de España y del que se concluye que es una de las instituciones con menor impacto relativo en la solvencia.

Bankinter califica como especialmente meritorios dichos resultados teniendo en cuenta que el ejercicio, al realizarse con unas variables homogéneas y homologables para todos los bancos europeos, aplica un mayor estrés a Bankinter que al resto de entidades comparables. No obstante, en todos los escenarios tenidos en cuenta, los resultados ofrecen, para el caso de Bankinter, unos ratios Tier I que se sitúan muy por encima del umbral mínimo regulatorio del 6%, alcanzando en el escenario más adverso, y muy improbable, que incluye el shock soberano, un Tier 1 del 6,8%.

Bankinter sostiene que, dado el carácter medio de las variables utilizadas en el estudio, éste no recoge en toda su magnitud las peculiaridades y fortalezas de la Entidad, que se diferencia claramente de la media en calidad de activos, en menores pérdidas potenciales y en mayor fortaleza implícita en el balance.

Escenario de referencia.


En el escenario de referencia, la metodología aplica la pérdida esperada media del sistema por activos y ello implica que, para Bankinter, el punto de referencia ya incorpora por sí mismo un estrés importante si lo comparamos con los datos reales.

La metodología diferencia un número reducido de carteras y no toma en cuenta la distribución especifica de dichas carteras. Es especialmente importante en el caso de los activos adjudicados, ya que las pérdidas esperadas para cada tipo de activo difieren de manera significativa y, aunque válidas a nivel del sistema, no deberían aplicarse a nivel individual.

El ejercicio no ha tomado en consideración las coberturas de riesgos de créditos, tales como la venta de las primeras pérdidas de las titulizaciones, que reduciría la exposición de la cartera hipotecaria en 7.000 millones de euros.El caso de referencia ya incluye un alto grado de estrés, porque incluye para Bankinter unas pérdidas esperadas de su cartera que ascienden a 1.600 millones de euros en dos años, o más de dos veces los cargos por deterioro de activos de 2009, que fueron los más altos registrados. A juicio de la Entidad, y con objeto de incorporar la mejor calidad relativa de la inversión crediticia en Bankinter, sería más acertado tomar 2009 como referencia.

Escenario de estrés


Por tanto, utilizar esas variables como referencia lleva a que en un escenario de estrés la exigencia para Bankinter sea mayor que para la media del sistema. Tomando 2009 como caso de referencia, el Tier 1 de Bankinter se situaría en un 8,3% (vs. 6,8% en los datos publicados) en el escenario de estrés más exigente y que además incorpora el shock soberano adicional.

Del importe de las pérdidas de la cartera de negociación en el escenario de shock soberano, se deduce que se ha aplicado un “hair cut” del 12% a la cartera soberana española. En el caso de Bankinter, a 31 de Diciembre de 2009 (fecha de referencia -"foto fija"- para el cálculo), la cartera de negociación contenía 1.300 millones de euros en Letras del Tesoro Español (con vencimiento 4 meses) y posiciones marginales en deuda Alemana, Francesa e Italiana. Dicha posición en Letras del Tesoro, que da lugar a un impacto negativo de 160 millones de euros, ya no está en el balance del banco. Si lo elimináramos, el ratio Tier I aumentaría en un 0,2%, llegando hasta el 7,0% eligiendo la referencia reguladora (vs. 6,8% publicado), ó el 8,5% (vs. 8,3%) eligiendo 2009 como escenario base.

Solvencia adicional


Cabe señalar, por último, que el ejercicio no incluye la totalidad de las plusvalías latentes potenciales. Dado su perfil de riesgo, Bankinter no ha necesitado recurrir a estas plusvalías para incrementar las provisiones o reforzar sus recursos propios, como por ejemplo la venta y lease back de oficinas, la venta de filiales, la recompra de deuda, etc.

Este es el caso de Línea Directa Aseguradora, compañía participada al 100% por Bankinter y que el Banco considera como uno de sus activos más valiosos. Es necesario recordar que LDA consume 370 millones de euros de capital, en su mayoría como deducción directa del core capital. En ese sentido, una hipotética venta de LDA incrementaría de forma notable los recursos propios del banco, tanto por las plusvalías obtenidas por su venta como por las menores deducciones que supondría una liberación de 370 millones de capital.

En definitiva, Bankinter considera positivo el test de stress llevado a cabo por el CEBS y el Banco de España por ser un ejercicio de transparencia que debería ayudar a recuperar la confianza del mercado, y porque permite inferir de sus resultados la fortaleza y la solvencia de Bankinter aun en los escenarios más adversos.