Bankinter pone en marcha un proyecto de educación económica básica a través de un videojuego

11/06/2014
  • Alumnos de Primaria de tres colegios de la Comunidad de Madrid aprenderán conceptos económicos y financieros básicos a través del videojuego ''Animal Crossing: New Leaf'' para Nintendo 3DS.

  • Esta iniciativa forma parte del Plan de Sostenibilidad 'Tres en Raya' de Bankinter, que alinea la gestión de las tres vertientes empresariales: económica, social y ambiental.

Bankinter ha puesto en marcha en tres colegios de la Comunidad de Madrid un proyecto piloto que tiene como objetivo enseñar a través de un videojuego conceptos económicos y financieros básicos a niños de Primaria.

Este proyecto, denominado ''Animal Crossing y la economía'', facilita que niños de apenas siete años puedan aprender sus primeros valores económicos a través del videojuego Animal Crossing: New Leaf para Nintendo 3DS. El proyecto se ha llevado a cabo en el Colegio Las Tablas Valverde y en Nuestra Señora de la Asunción de Madrid; y próximamente en el colegio Los Olmos, también en la capital madrileña.

En ''Aninal Crossing'' los niños aprenden conceptos económicos a través de una actividad lúdica y de forma natural. En este juego, el niño es el protagonista (y responsable) de todo lo que sucede durante su partida. Él será el alcalde de su pueblo y, como tal, decidirá si prefiere comprar su propia casa (para la que tendrá que pagar su correspondiente hipoteca), si prefiere pagar proyectos municipales para el bien de su pueblo, o invertir todas sus ''bayas'' (moneda en curso de Animal Crossing) en herramientas que le permitan ganar todavía más dinero. Es su pueblo, y él decidirá cómo va a funcionar absolutamente TODO, desde la ropa que lleva, hasta dónde y cómo construye su casa, los negocios que inaugure o la fruta que se comercializa.

Para aprender a jugar, los niños reciben unas pautas muy básicas para utilizar la consola. El objetivo es que, de forma intuitiva, sean capaces de desarrollar todas las capacidades del juego.

Comenzando desde cero, los alumnos, alcaldes de un pueblo, han tenido que ir construyendo y ampliando su casa a través de la petición de préstamos y del pago de hipotecas. Para saldar estas deudas han tenido que trabajar recolectando y vendiendo fruta, donde han aprendido el valor del ahorro, la ley de la oferta y la demanda, el principio de escasez, la importación/exportación o lo que son los emprendedores.

Se trata, en definitiva, de que los niños sean conscientes de que todo poder conlleva una responsabilidad y que, a través del juego, aprendan a ser conscientes de que todo tipo de decisiones, también las económicas, tienen sus consecuencias.

''Animal Crossing'' quiere dar respuesta al Plan de Educación Financiera 2013-2017, impulsado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que tiene como objetivo ''mejorar la cultura financiera de la población a fin de que los ciudadanos estén en condiciones de afrontar el nuevo contexto financiero con suficiente confianza''. Uno de los retos fundamentales del Plan es, precisamente, su implantación en las escuelas, coordinando esfuerzos para incorporar la educación financiera al sistema educativo.

Según Raquel Azcárraga, Directora de Sostenibilidad de Bankinter, y participante en este Proyecto, ''cuanto antes se inculquen valores económicos como la importancia del ahorro, el valor del dinero y el comercio, etc., las generaciones que vienen no solo estarán más preparadas para afrontar posibles crisis económicas que puedan surgir en el futuro, sino que podremos contribuir a la construcción de sociedades más justas y desarrolladas''.

Esta iniciativa, forma parte del Plan de Sostenibilidad 'Tres en Raya' de Bankinter, que alinea la gestión de las tres vertientes empresariales: económica, social y ambiental. La económica, con estrategias enfocadas hacia el fomento de la innovación y apoyo al emprendimiento, como respuesta de la entidad ante la crisis; la social, apostando por la construcción de un banco para todos, plenamente accesible para cualquier persona y la medioambiental, con la implementación de medidas dirigidas a la reducción de la huella de carbono provocada por su actividad de forma directa, indirecta o inducida.