Moody’s mejora de nuevo todos los ratings de Bankinter

18/06/2015
  • La agencia eleva un escalón la nota crediticia de emisor a largo plazo, hasta Baa2, y dos escalones el rating de depósitos a largo plazo, hasta Baa1.

La agencia de calificación Moody's ha mejorado hoy todos los rating de Bankinter, tanto la nota crediticia de emisor de deuda senior como su rating de depósitos y de riesgo de contraparte. En concreto, la firma estadounidense ha elevado dos escalones el rating de depósitos de Bankinter a largo plazo, de Baa3 a Baa1; y un escalón la nota crediticia a largo plazo, de Baa3 a Baa2, en ambos casos con perspectiva estable. En el caso del nuevo rating que evalúa el riesgo de contraparte a largo plazo de Bankinter, Moody's otorga al banco la calificación de Baa1, subiendo dos escalones desde su previo Baa3. Al mismo tiempo, y como consecuencia de lo anterior, las calificaciones a corto plazo del banco ascendieron en un escalón a Prime-2.

De este modo, Bankinter consolida su rating en la categoría de 'investment grade' al tiempo que alcanza el mismo nivel de solvencia que la deuda soberana del Reino de España (Baa2). Esta subida se suma a la mejora del rating que tanto la propia Moody's como Standard & Poor's otorgaron a Bankinter a lo largo de 2014.

La decisión de Moody's, que ha revisado su metodología de evaluación a los bancos de la zona euro a raíz de la puesta en marcha del Mecanismo Único de Resolución (BRRD por sus siglas en inglés) y de las nuevas normas de bail-in, refleja la fortaleza del balance de Bankinter y su capacidad para afrontar futuras crisis de solvencia. A este respecto, la firma estadounidense valora positivamente los esfuerzos realizados por el banco para sanear su balance y reforzar sus niveles de capital. Pese a la crisis y un entorno de bajos tipos de interés, Bankinter ha sido capaz de incrementar su nivel de capital Basilea III Fully Loaded hasta el 11,6% a cierre del primer trimestre, uno de los más altos del sector, y contener el nivel de morosidad en el 4,6%, casi tres veces menos que el conjunto del sistema.

Este bajo nivel de morosidad y las menores exigencias de provisiones en el futuro, unido a las mejores perspectivas de crecimiento de la economía española, la buena evolución de los márgenes del banco en los últimos trimestres y el crecimiento sostenido de los negocios tradicionales con clientes (especialmente, banca privada, banca de empresas, seguros y financiación al consumo), tendrán un impacto positivo en la cuenta de resultados y en el balance del banco, hecho que le permite tener una de las notas crediticias más altas del sistema bancario español.

Bankinter incrementó un 45,3% su beneficio neto en el primer trimestre de 2015, hasta los 87,2 millones de euros, y alcanzó un ROE del 10,3% siendo asi el primer banco que logra superar el coste del capital.