Bankinter adquiere una ficha bancaria en Luxemburgo como complemento a su nueva estrategia de banca privada

18/12/2012
  • La nueva estrategia se basa en servicios de asesoramiento, gestión de activos, nuevos productos y servicios especializados, y está orientada a impulsar los activos del banco y la base de clientes en este segmento estratégico.

  • Los clientes de banca privada requieren, cada vez en mayor medida, propuestas financieras globales y productos más sofisticados y eficientes.

Bankinter ha puesto en marcha una transformación de su modelo de banca privada hacia un formato más orientado hacia la gestión de activos y el asesoramiento especializado al cliente, y mejor preparado para aprovechar la propuesta de valor del banco en una línea de negocio que es clave en su estrategia de crecimiento.

Como complemento a esta nueva estrategia de banca privada, y teniendo en cuenta la aspiración de alcanzar un régimen bancario y fiscal homogéneo en la zona euro, con un supervisor único y un fondo de garantía de depósitos único también, Bankinter ha querido tener presencia en Luxemburgo por ser uno de los principales centros financieros de Europa. Esta presencia se ha materializado en la adquisición de la infraestructura y la licencia bancaria de la filial de Luxemburgo del banco holandés Van Lanschot.

Esta operación proporciona, además, la posibilidad de satisfacer las necesidades de un segmento de clientes que requiere, cada vez en mayor medida, propuestas financieras globales.

Además de aumentar el valor para el cliente, gracias a productos más sofisticados y eficientes, con esta operación Bankinter dispondrá de una perspectiva directa del mercado europeo, con una sede propia desde la que dirigir sus negocios en un país que goza de un gran prestigio financiero, lo que facilitará el aprendizaje del banco con vistas a futuras oportunidades internacionales.

Esta operación en Luxemburgo forma parte del compromiso estratégico del banco hacia el segmento de clientes con un elevado patrimonio. El objetivo de Bankinter es adaptarse a las nuevas necesidades de sus clientes en un contexto de recesión económica severa y profundas reestructuraciones en el sector financiero. Todas estas medidas están orientadas a hacer de Bankinter el referente líder del mercado como gestor de patrimonios y proveedor de servicios de asesoramiento, y, en consecuencia, captar y conservar más clientes y más volumen de negocio.

Para poner en práctica esta nueva estrategia, Bankinter llevará a cabo una nueva segmentación de clientes y efectuará cambios en su modelo de distribución. A partir de ahora, los clientes con un elevado patrimonio se ubicarán únicamente en dos segmentos, a diferencia de los tres que existían hasta la fecha: Banca Privada, para clientes con activos financieros de más de 1.000.000 €; y Banca Personal, para aquellos clientes con activos entre 75.000 € y 1.000.000 €.

El modelo de distribución y de relación con los clientes de la Banca Privada se llevará a cabo desde los 38 nuevos centros especializados, con un personal de 177 empleados altamente cualificados, a los que se sumarán 35 nuevos miembros cada año. Los clientes de Banca Personal serán atendidos por un equipo de 330 asesores comerciales repartidos por toda la red de sucursales del banco. De forma paralela, estos ‘banqueros privados’ estarán permanentemente apoyados por un equipo de especialistas en varias disciplinas: asesoría fiscal y patrimonial, productos de inversión, etc.

Basándose en diferentes estudios, Bankinter estima que el mercado potencial para este negocio en España comprende unos 135.000 clientes y 200.000 millones de euros de patrimonio, de los cuales Bankinter gestiona actualmente una cuota del 6%, un porcentaje muy superior al que le correspondería en relación con su tamaño, siendo objetivo del banco ampliar este porcentaje hasta el 8% en los próximos dos años.