La consejera delegada de Bankinter considera que la situación del sector financiero ofrece al banco oportunidades únicas de crecimiento

21/03/2013
JGA 2013
Archivos relacionados
  • Dancausa señaló que 2012 sirvió para probar la fortaleza de Bankinter y para identificar y cuantificar las entidades con problemas, diferenciándolas del resto.

  • Destacó que Bankinter fue una las dos únicas entidades que obtuvo beneficios con su negocio en España tras realizar todas las provisiones excepcionales exigidas.


La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, manifestó hoy ante la Junta General de Accionistas su firme apuesta por impulsar una estrategia de crecimiento que sirva para situar al banco entre las principales entidades de España en cada una de las líneas de negocio que decida emprender.
En un ejercicio 2013 que pronosticó lleno de dificultades, Dancausa se ratificó en la "obligación de mantener el optimismo, la ilusión y la confianza en la superación de todos los obstáculos"; en definitiva, en la "obligación de crecer, así como de ser más eficientes y más rentables". A ese respecto, la primera ejecutiva de Bankinter se mostró convencida de que "las circunstancias asociadas al cambiante mapa bancario español ofrecen unas oportunidades únicas de crecimiento, bien por tantos clientes que se sienten huérfanos de una entidad que les proporcione confianza, como por aquellas oportunidades de adquisición que presentan las entidades que se encuentran a la venta".


La consejera delegada dedicó parte de su discurso a analizar los resultados del banco durante el pesado ejercicio, un año que calificó como el más difícil y complejo de la actual crisis, y en el que la banca tuvo que afrontar altos niveles de morosidad, exigencias de provisiones excepcionales y durísimas pruebas de estrés ante potenciales escenarios macroeconómicos adversos. Sobre esto último, Dancausa remarcó que Bankinter fue "una de las pocas entidades que no precisó medida alguna de recapitalización, y la que mejor comportamiento presentaba precisamente en las zonas de mayor estrés".


Mª Dolores Dancausa definió el resultado de Bankinter en 2012 como "uno de los mejores de la banca española en un año tan complejo", siendo Bankinter una de las dos únicas entidades que ha obtenido beneficios con su negocio en España, tras realizar en el año todas las provisiones excepcionales exigidas por los reales decretos.
En ese sentido, señaló los negocios de banca privada, empresas y seguros como los ejes principales sobre los que se asentó la buena evolución del ejercicio, así como en la mejora de la eficiencia, siendo también Bankinter "una de las dos entidades financieras en España que ha mejorado este ratio en 2012". En definitiva, "un resultado que visto en términos relativos a sus competidores es excepcional, y en el que el comportamiento de los ingresos y los gastos es muy positivo, y por tanto la rentabilidad futura tiene mayor certeza". Todo ello, junto a otras fortalezas, como sus niveles de capitalización, estructura de financiación y calidad de activos, más el hecho de que Bankinter conserva intactos -a diferencia de muchas entidades- todos sus activos `vendibles´, dejan a Bankinter en una excelente posición de partida para liderar el nuevo entorno financiero que surja tras la crisis.


Una entidad diferente, en un entorno de profunda reestructuración.

Por su parte, el presidente de Bankinter, Pedro Guerrero, abundó en la misma idea de que "Bankinter ha tenido un año muy positivo en el que ha realizado una demostración incontestable de solvencia y solidez".


El presidente hizo en su discurso una reflexión sobre la singularidad del banco en un entorno afectado por una profunda reestructuración, que calificó de "tsunami", y tras la cual "apenas han quedado una docena de entidades, dentro de las cuales Bankinter es diferente". Guerrero concluyó que "en un entorno de grandes cambios, en el que la mayor parte de las entidades supervivientes están enfrascadas en reestructuraciones y fusiones, Bankinter está en unas condiciones inmejorables para crecer y captar negocio". Todo ello debería, a su juicio, "trasladarse a la acción, que en la última parte del pasado año, y sobre todo, al inicio del presente, ha dado muestras de reactivación".

La Junta General de Accionistas de Bankinter ha aprobado todos los acuerdos previstos en su orden del día. Además del examen y sanción de las cuentas anuales, cabe destacar entre estas resoluciones la propuesta de ampliar capital mediante la emisión de 313,22 millones de nuevas acciones que serán entregadas gratuitamente a los accionistas a razón de cinco títulos nuevos por cada nueve antiguos. La ampliación, por importe de 93,97 millones de euros, se realizará íntegramente con cargo a la reserva de revalorización de activos, una bolsa de plusvalías latentes que Bankinter acumula en su balance desde 2004, cuando actualizó el valor de sus inmuebles siguiendo las directivas del Banco de España. Esta operación, que no será dilutiva para los actuales accionistas, permitirá a Bankinter elevar aumentar su ratio de capital EBA en 40 puntos básicos, hasta alcanzar el 10,61%.

Otro de los puntos aprobados ha sido la distribución de dividendos correspondientes al ejercicio 2012, por un importe total de 61,5 millones de euros, siendo la única entidad financiera que ha satisfecho todos los dividendos en efectivo. Todo ello ha motivado la inclusión de Bankinter en el selecto índice `Ibex Top Dividend´, que reconoce a los valores que ofrecen una mayor rentabilidad por dividendo.

La Junta ha aprobado igualmente la reelección de los consejeros: Pedro Guerrero, como consejero externo, Marcelino Botín y Fernando Masaveu, como consejeros externos dominicales; Rafael Mateu de Ros, como Consejero externo independiente; así como el nombramiento de Pedro González Grau, poseedor de un brillante curriculum internacional en materia de banca privada, como nuevo consejero externo independiente.