Bankinter inicia el periodo de canje voluntario de la emisión de bonos subordinados convertibles en acciones

17/03/2012
  • La Junta de accionistas aprobó ayer la fijación de una nueva fecha de conversión voluntaria, así como la retribución extraordinaria ligada a la misma.

  • Esta ventana voluntaria de conversión se prolongará hasta el próximo 28 de marzo.

Tal y como fue aprobado ayer por la Junta General de accionistas del banco, Bankinter ha abierto hoy una nueva ventana de conversión voluntaria para la emisión de bonos subordinados convertibles en acciones que el banco lanzó, por importe de 406 millones, en marzo de 2011. Esta ventana de conversión voluntaria, a la que podrán acudir los bonistas que lo deseen, se prolongará hasta el próximo 28 de marzo.

La Junta de accionistas del banco aprobó ayer, en el punto octavo del orden del día, la fijación de una nueva fecha de conversión para el día 29 de marzo, junto a la retribución extraordinaria ligada a la misma.

En ese sentido, los bonistas que acudan al canje en esta ventana recibirán una remuneración extraordinaria del 14,82% sobre el nominal de los bonos, compensando así la que habrían obtenido de mantener las convertibles hasta su vencimiento, inicialmente previsto para mayo de 2014.

Esta remuneración extraordinaria será pagadera de acuerdo con el siguiente calendario y condiciones:

1. Un 5% sobre el nominal de los bonos, pagadero el 3 de abril de 2012.
2. Un 5% sobre el nominal de los bonos, pagadero el sexto día hábil bursátil siguiente al 31 de diciembre de 2012, siempre que el titular de las acciones obtenidas de la conversión mantenga su propiedad hasta esta fecha.
3. Un 4,82%, sobre el nominal de los bonos, pagadero el sexto día hábil bursátil siguiente al 11 de mayo de 2013, siempre que el titular mantenga las acciones hasta ese 11 de mayo de 2013.

El Consejo de Administración de Bankinter acordó en marzo de 2011 realizar una emisión de bonos subordinados necesariamente canjeables en acciones del banco a un plazo de tres años por un importe que finalmente alcanzó los 406 millones de euros, con el objetivo de reforzar la solvencia del banco y situar el ratio de capital principal por encima de las exigencias del 8% establecidas por Banco de España. La rentabilidad de la emisión se estableció en el 7% anual, pagadero trimestralmente.

Las nuevas medidas adoptadas posteriormente a nivel comunitario, en concreto la EBA, orientadas a reforzar aún más las exigencias de capital de las entidades financieras, no contemplan dentro del concepto de core capital las obligaciones subordinadas necesariamente convertibles en acciones con las características enunciadas en la normativa española.

Como consecuencia de esas reglas comunitarias sobrevenidas, la emisión no permite ya cumplir este objetivo.

Reforzar, por tanto, el capital del banco a efectos de la EBA es el motivo fundamental que ha llevado a la entidad a establecer esta nueva ventana adelantada de conversión, proponiendo a los bonistas una operación adecuada e igualmente atractiva para ellos en términos de rentabilidad financiera.