Bankinter se adhiere al Código de buenas prácticas impulsado por el Gobierno

15/03/2012

Bankinter ha decidido adherirse hoy al nuevo Código de Buenas Prácticas impulsado por el Ejecutivo, como anexo al Real Decreto Ley de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, publicado en el BOE el pasado 10 de marzo. Este Código, al que Bankinter muestra hoy su adhesión voluntaria, nació con el objetivo de aliviar la situación económica y limitar los desahucios en las personas y familias en riesgo de exclusión social.

Con esta decisión, que Bankinter comunicará a la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, la entidad manifiesta su convencimiento de que toda contribución que ayude a combatir la difícil situación por la que pasan muchas familias en las circunstancias actuales es útil, es válida y sus beneficios compensan con creces sus costes.

Según la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, 'Bankinter ha sido pionero en España en poner en marcha iniciativas tendentes a que la dación en pago de la vivienda sea suficiente para saldar las deudas hipotecarias. Y estamos convencidos de que sólo con el compromiso y la determinación de todos será posible superar esta dura situación económica que entra ya en su quinto año'.

Bankinter fue la primera entidad financiera en España en anticiparse al mercado lanzando, el pasado mes de julio, una hipoteca con garantía exclusiva de la vivienda, denominada comercialmente 'Hipoteca Sin Más', y que incluye la dación en pago como una ventaja más del producto. Al limitar la responsabilidad del cliente a la vivienda hipotecada, este producto permite que en caso de producirse impagos, pueda saldarse la deuda con la entrega de la vivienda hipotecada sin que se le pueda reclamar nada en base a su patrimonio presente o futuro si esa dación se lleva a efecto.

La adhesión voluntaria de Bankinter hoy al Código de Buenas Prácticas supone, por tanto, un paso más en el camino iniciado el pasado verano de proponer, analizar e implementar fórmulas que atiendan las necesidades sociales y que sirvan para mitigar el impacto que las ejecuciones hipotecarias puedan tener sobre sus clientes.