Bankinter recibe la autorización del BCE para su operación de salida a Bolsa de Línea Directa

23/03/2021
  • El regulador europeo autoriza la distribución de la prima de emisión entre los accionistas del banco (que asciende a 1.184 millones de euros) mediante la entrega del 82,6% del capital social de la aseguradora, y su posterior salida a Bolsa.

  • Línea Directa empezará cotizando a un precio teórico de 1,318 euros por acción, resultado de dividir la valoración independiente de la compañía (1.434 millones de euros) entre el número de acciones.

Bankinter ha recibido la autorización del Banco Central Europeo para distribuir en especie entre sus accionistas la totalidad de la prima de emisión (por importe de 1.184 millones de euros) mediante la entrega de acciones de Línea Directa, como paso previo a la salida a Bolsa de la Aseguradora.

La operación, aprobada en la pasada Junta General de Accionistas y prevista inicialmente para el segundo semestre de 2020, tuvo que ser postergada en línea con las recomendaciones generales de prudencia y conservación de capital del BCE ante el cambio del escenario macroeconómico provocado por la pandemia del coronavirus.

El valor de mercado de la aseguradora se fijó en 1.434 millones de euros basándose en un análisis de valoración realizado por expertos independientes. Según esta valoración, el reparto de la prima de emisión (1.184 millones de euros) supondrá la entrega a los accionistas del 82,6% del capital social de la compañía, quedando en manos de Bankinter, como una participación financiera, el 17,4% restante, con un valor estimado, según ese mismo cálculo, de 249,7 millones de euros.

El reparto de las acciones se realizará a razón de una acción de la aseguradora por cada acción de Bankinter, lo que supondrá repartir un número de títulos equivalente al número actual de acciones del banco: 898.866.154, correspondientes al 82,6% del capital. Esto significa fijar el 100% de acciones de la aseguradora en 1.088.416.840. Dado que Línea Directa cuenta actualmente con 2,4 millones de acciones, será necesario realizar un split para ajustar esta cifra con la nueva cantidad de títulos.

El valor de referencia que tendrá Línea Directa en el momento previo a cotizar será de 1,318 euros por acción, que es el resultado de dividir la valoración del experto independiente (1.434 millones de euros) entre el número de acciones de la compañía.

A lo largo del mes de abril, y con carácter previo a su salida a Bolsa, Línea Directa pagará un dividendo a Bankinter de 120 millones de euros, superando su ratio de solvencia el 210%, por encima de sus comparables europeos. La puesta a valor razonable de la participación generará para el banco una plusvalía de aproximadamente 1.000 millones de euros, que se retendrá íntegramente como recursos propios.

Se prevé que la operación mejorará la ratio de solvencia consolidada CET1 en aproximadamente 8 puntos básicos.

 

Salida a Bolsa para finales de abril.

 

Tras la autorización del BCE, ya recibida, quedan por cumplirse dos condiciones para la efectiva ejecución de la operación: por una parte, la no oposición de la Dirección General de Seguros a la modificación de las participaciones significativas en Línea Directa y la aprobación y registro por parte de la CNMV del correspondiente folleto de admisión a cotización de las acciones de la aseguradora, lo cual se prevé para mediados de abril. De cumplirse el calendario previsto, la efectiva admisión a cotización de LDA tendría lugar, previsiblemente, para finales de abril.

Con esta operación, Bankinter tiene como objetivo poner en valor una compañía que atesora una trayectoria de 25 años, con más de 3 millones de clientes, que es líder en España en seguro directo, con un modelo de negocio altamente rentable y con un crecimiento que supera de forma recurrente al del resto del mercado.

Asimismo, la operación permite separar el negocio de seguro directo del puramente bancario, permitiendo a cada compañía desarrollar sus estrategias a futuro de forma independiente y que estas puedan operar en sus respectivos entornos regulatorios con una estructura de capital y una política de dividendos adecuada a sus necesidades.

Bankinter considera que esta operación es excelente, tanto para Línea Directa como para el banco y para sus accionistas, a quienes se va a devolver el esfuerzo realizado en 1994, y en 2009 en la ampliación de capital para comprar a Royal Bank of Scotland el 50% que no controlaba de la aseguradora, por un importe de 426 millones de euros.

La entidad se encuentra en un momento óptimo para realizar la desagregación de su negocio asegurador, dado su extraordinario posicionamiento en términos de rentabilidad, solvencia y diversificación, tanto geográficamente (con presencia en cuatro países de Europa), como en tipología de negocio, con nuevas y crecientes fuentes de ingresos que se suman a la aportación de sus líneas más consolidadas, lo que permitirá compensar la ausencia del negocio asegurador en un horizonte aproximado de tres años.