Bankinter ofrece a las pymes financiación de sus facturas con la Línea ICO Covid-19 y nuevos préstamos del Fondo Europeo de Inversiones

04/06/2020
Bankinter.
  • El banco habilita el anticipo del cobro de facturas o ‘factoring’ para pymes y créditos en divisas, con aval estatal, con el fin de paliar su situación económica por la pandemia.

  • Lanza nueva financiación por 162 millones de euros dentro del acuerdo FEI-COVID-19, con garantías especiales para dar liquidez a pequeñas y medianas empresas.

Bankinter pone en marcha nuevas medidas para contribuir a mejorar la situación de pymes y autónomos en el actual escenario generado por el virus COVID-19. Así, a partir de ahora, ofrece a pequeñas y medianas empresas y autónomos financiación de sus facturas con la que podrán anticipar cobros que tienen pendientes. Esta modalidad de factoring se desarrolla dentro de la Línea ICO COVID-19, al igual que los préstamos para circulante que Bankinter activó desde el primer momento.

En este tipo de financiación, el banco cuenta con un aval del 80% para préstamos nuevos o renovaciones a pymes y autónomos, y del 70% para no pymes cuando son operaciones nuevas, así como del 60% para renovaciones.

También bajo el paraguas de la Línea ICO COVID-19, Bankinter ofrece nuevos créditos multidivisa destinados a pymes con actividad en el exterior. Esta financiación, que las empresas pueden tramitar con la firma digital específica para la Línea ICO, tiene un plazo máximo de cinco años.

Por otro lado, el banco ha activado nuevos préstamos dentro del acuerdo del Fondo Europeo de Inversiones (FEI) COVID 19 con el fin de poder dar liquidez a las pymes. En este marco, Bankinter pone a disposición nuevos créditos por 162 millones de euros respaldados con garantías del FEI.

Pueden solicitarlo empresas de hasta 3.000 empleados para cubrir necesidades de circulante, en cuyo caso el aval será del 60%, o para compras de activos inherentes al negocio habitual, siempre que provengan de países de la UE, que estarán avaladas en un 50%.

Bankinter lanzó en marzo un plan de choque con medidas para intentar amortiguar el impacto económico de la pandemia dirigidas a familias, con moratorias en hipotecas y en créditos al consumo, anticipo del pago de prestaciones públicas y pensiones, entre otras, además de financiación específica para empresas, no solo dentro de la Línea ICO COVID-19 y que incluye carencias y flexibilización en confirming y en leasing, entre diversas opciones.