Bankinter obtiene un beneficio de 444,4 millones de euros, un 10,1% más, con mejoras en todos los márgenes y apoyado en la solidez de negocio

30/10/2019
  • Excluyendo los efectos de la adquisición de EVO Banco y el resto de sus cifras integradas desde el 31 de mayo, el beneficio neto crecería un 2,1%.

  • Es destacable los buenos ratios de eficiencia de la actividad bancaria que, excluyendo EVO banco, se sitúa en el 46,7%, uno de los mejores datos de la banca en España.

  • Bankinter sigue creciendo a buen ritmo en su cartera de inversión crediticia, un 8,4% más, y en la captación de recursos minoristas: un 13,6% más. Sin incluir las cifras de EVO Banco, el incremento es también superior a la media sectorial.

El Grupo Bankinter consolida al cierre del tercer trimestre de 2019 la tendencia mostrada a lo largo del año: un negocio típico en constante crecimiento, una rentabilidad por encima de la media sectorial y una calidad de activos entre las mejores del mercado.

El Grupo Bankinter obtiene un beneficio neto, al 30 de septiembre, de 444,4 millones de euros, y un beneficio antes de impuestos de 587,8 millones, lo que supone incrementos respecto al año anterior del 10,1% y del 6,3%, respectivamente. Estos resultados incorporan las cifras de negocio de EVO Banco y de su filial de consumo en Irlanda, Avantcard, cuya integración al Grupo se produjo en el segundo trimestre del año.

Excluyendo los efectos de la adquisición de EVO Banco y el resto de cifras procedentes de los negocios adquiridos, el beneficio neto sería de 412,3 millones de euros, y 567,8 millones el beneficio antes de impuestos, lo que supone un crecimiento medido en términos homogéneos del 2,1% y 2,7% respectivamente.

El ROE, o rentabilidad sobre recursos propios, del 12,64%, se mantiene como una de las fortalezas del Grupo Bankinter.

En lo referente a calidad de activos, el banco conserva su liderazgo entre la banca cotizada. El índice de morosidad se sitúa en el 2,73% frente al 3,20% de hace un año.

En cuanto a la solvencia, la ratio de capital CET1 fully loaded concluye el tercer trimestre en el 11,57%, un dato superior al del pasado trimestre y muy por encima del requerimiento mínimo de capital exigido a Bankinter por el Banco Central Europeo para este año, que fue del 8,20%.

 

Por lo que atañe a la liquidez, el gap comercial (diferencia entre la inversión crediticia y los recursos captados de clientes) se reduce a tan solo 700 millones de euros cuando hace un año la cifra era de 3.700 millones, con lo que la ratio de depósitos sobre créditos se sitúa en un 99,8%.

Por último, hay que señalar que de cara a los próximos dos ejercicios y a lo que resta de este el banco solo cuenta con vencimientos por valor de 800 millones de euros, para afrontar los cuales posee activos líquidos por valor de 14.700 millones de euros y una capacidad para emitir cédulas por 6.000 millones.

Crecimiento en todos los márgenes de la cuenta.

A pesar del entorno de bajos tipos de interés, el negocio de clientes de Bankinter sigue generando mayores ingresos, lo cual se traslada a los diferentes márgenes de la cuenta, que experimentan todos ellos crecimientos respecto a las cifras del mismo periodo de 2018.

El primero de ellos, el margen de intereses, crece un 7,3% respecto al del cierre del tercer trimestre de 2018, hasta los 875,7 millones de euros. Excluyendo la aportación de EVO Banco, ese crecimiento sería del 4,5%.

A continuación, el margen bruto alcanza los 1.544,8 millones de euros, un 4,9% más, con unos ingresos netos por comisiones de 346,7 millones, que crecen al 4,3% y suponen el 22% del total de este margen. Sin contar EVO Banco el crecimiento del margen bruto sería del 3,1%.

Por su parte, el margen de explotación cierra el tercer trimestre en 752 millones de euros, un 4,3% más que hace un año; y es un 7,4% superior sin contar  EVO Banco. La integración de esta entidad lleva a que los costes operativos se incrementen en un 5,4%, aunque excluyendo los efectos de la adquisición de EVO Banco se reducen en un 1%. En consecuencia, la ratio de eficiencia de la actividad bancaria con amortizaciones se sitúa en el 46,7% sin EVO Banco, y en el 48,7% teniendo en cuenta su integración.

Con todo ello, Bankinter obtiene al 30 de septiembre de 2019 un beneficio neto de 444,4  millones de euros, un 10,1% más que en el mismo periodo del año anterior; y 587,8 millones de beneficio antes de impuestos, con un crecimiento del 6,3%.

Por lo que hace referencia al balance de Bankinter, los activos totales del Grupo, que desde el 31 de mayo de este año incluyen el negocio de EVO Banco y Avantcard, alcanzan los 84.244 millones de euros, que significa un crecimiento del 10,4% sobre la cifra del 30 de septiembre de 2018.

El total de la inversión crediticia a clientes asciende a 59.353,6 millones de euros, un 8,4% más que hace un año. Teniendo en cuenta sólo el negocio en España, y excluyendo de él a EVO Banco, el crecimiento ha sido del 5%, cuando el sector, con datos a agosto del Banco de España, ha decrecido un 1%.

Los recursos minoristas de clientes alcanzan los 57.140,1 millones de euros, un 13,6% más, o un 7% más solo en España ex-EVO. Y en lo referente a los recursos gestionados fuera de balance, suman un patrimonio total de 29.321,9 millones de euros, un 2,7% más que hace un año.

En cuanto al índice de morosidad del Grupo, se sitúa en el 2,73% frente al 3,20% de hace un año. Es reseñable a este respecto la significativa reducción que ha experimentado la cartera de  activos inmobiliarios adjudicados, que suman al cierre del trimestre un valor bruto de 308,4 millones de euros, frente a los 366,1 millones de hace un año. La cobertura de estos adjudicados es del 46%.

Un negocio diversificado y rentable.

El negocio de clientes sigue siendo el principal artífice de la generación de resultados del Grupo; y dentro de este, el negocio de Empresas es el máximo contribuidor a los ingresos.

La cartera de inversión de Banca de Empresas se sitúa al cierre del tercer trimestre en los 25.000 millones de euros, frente a los 23.700 millones de hace un año. Si ponemos el foco en la actividad en España, la cartera crediticia a empresas se sitúa en 23.300 millones, lo que supone un crecimiento del 3,7% frente al mismo dato de hace un año cuando el sector ha decrecido una media del 2,3%, con datos a agosto del Banco de España. Un 50% de esta cartera corresponde a grandes empresas, un 27% a medianas y el resto a pymes.

Dentro del negocio de Empresas, el área de Banca Internacional y el de Banca de Inversión siguen mostrando su vigor en el entorno actual. La inversión en el Negocio Internacional ha experimentado en el año un crecimiento del 22%, y un crecimiento similar la de Banca de Inversión. Por lo que se refiere al margen bruto de ambos negocios, crece un 11% y 18%, respectivamente, respecto al cierre del tercer trimestre de 2018.

Por su parte, dentro del negocio de Banca Comercial, o de personas físicas, es reseñable la evolución de Banca Privada, con un patrimonio gestionado que crece un 5%, hasta alcanzar los 39.000 millones de euros. El crecimiento en estos nueve meses del año ha sido de 3.300 millones.

Otro tanto ocurre en el segmento de Banca Personal, donde el patrimonio gestionado alcanzó los 23.000 millones de euros, un 5% más que hace doce meses, con un crecimiento en estos tres trimestres del año de 1.400 millones.

Tanto los recursos como la inversión en Banca Comercial experimentan buen comportamiento. La cartera de cuentas nómina, uno de los principales productos del banco y sin duda el que cuenta con mayor poder de captación, ha tenido un crecimiento muy notable, de un 25% sobre la misma cifra a septiembre de 2018, hasta alcanzar los 9.645 millones de euros.

Por el lado de la inversión, la nueva producción hipotecaria suma en estos nueve primeros meses de 2019 un volumen de 2.094 millones de euros, un 12% más que lo alcanzado durante el mismo periodo del año anterior, con un loan to value del 65%, y con un 32% de estas nuevas hipotecas a tipo fijo.

El total de la cartera hipotecaria de Bankinter en España suma 22.600 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,1% frente al mismo dato al 30 de septiembre de 2018, y todo ello cuando la cartera hipotecaria del sector en su conjunto se ha reducido en un 1,4%, con datos del BdE al mes de agosto.

En cuanto a Línea Directa Aseguradora, alcanza los 3,14 millones de riesgos asegurados, un 6,1% más respecto a hace un año. El crecimiento de pólizas Motor fue del 4,2% y del 9,9% el de Hogar. La prima emitida suma 671,2 millones de euros, un 5% más, con unos crecimientos tanto en Hogar como en Motor muy por encima de la media sectorial. En cuanto al ratio combinado del Grupo Línea Directa se sitúa en el 87,4%, y el ROE en el 36%.

Por lo que se refiere a Bankinter Consumer Finance, que opera el negocio de consumo del banco, alcanza los 1,4 millones de clientes, un 13% más que un año atrás. La cartera de inversión suma 2.300 millones de euros, un 27% más que a septiembre de 2018. El volumen de nuevo crédito en estos nueve meses de 2019 asciende a 622 millones, un 37% más que los concedidos en similar periodo de 2018.

Bankinter Portugal, por su parte, mantiene su exitosa proyección, con la inversión y los recursos creciendo a doble dígito: un 14% y un 15% respectivamente. Es especialmente reseñable la buena evolución que muestra la cartera de inversión de Empresas: un 34% superior a la de hace un año. Al cierre de este tercer trimestre de 2019, el beneficio antes de impuestos de Bankinter Portugal asciende a 51 millones de euros, un 17% por encima del mismo dato a 30 de septiembre de 2018.

Desde el pasado 31 de mayo se integran en el banco los negocios de EVO Banco y de la filial de consumo en Irlanda Avantcard, compañía esta última que mantiene un importante crecimiento en su cartera de inversión. Por lo que se refiere a EVO Banco, ha captado durante este trimestre 25.000 nuevos clientes.

Todas estas líneas de negocio apoyan su crecimiento en el sólido posicionamiento que el banco mantiene en su actividad digital, con un 94,5% de clientes que se relacionan con la entidad de manera digital. Cabe señalar que un 89% de los préstamos al consumo se contratan digitalmente, y que por esta vía se realizan igualmente el 45% de la suscripción de fondos de inversión o incluso el 9% de las hipotecas.