Bankinter obtiene la mejor nota entre los bancos españoles analizados en las pruebas de esfuerzo de la EBA

30/07/2021
test estrés EBA
  • La ratio de capital CET1 de Bankinter sufriría un impacto de 104 puntos básicos en el escenario adverso al final del periodo analizado, el menor impacto entre todos los bancos españoles y el tercer menor impacto entre los bancos europeos.

  • Bankinter mantendría su ratio de capital CET1 en un holgado 11,25% en 2023 frente al 12,29% de partida que el banco tenía a finales de 2020.

  • Bankinter ha proyectado un pay-out del 50% para todos los años del ejercicio, en línea con su práctica habitual.

Bankinter ha superado de forma sobresaliente las pruebas de esfuerzo a las que la Autoridad Bancaria Europea (EBA), en cooperación con el Banco Central Europeo (BCE) y la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS), ha sometido a los principales bancos del continente. Los resultados hechos públicos hoy sitúan a Bankinter como una de las entidades financieras más sólidas y solventes y ponen de manifiesto que la situación de Bankinter en términos de capital, solvencia, rentabilidad y calidad de activos se encuentra a la cabeza del sector financiero español y europeo.

Según los resultados del ejercicio, en un hipotético escenario macroeconómico muy adverso, el más severo de la serie histórica planteada por la EBA a lo largo del tiempo, Bankinter tendría un impacto, o ”capital depletion”, en su ratio de capital CET1 de 104 puntos básicos, que situaría a Bankinter como el banco español con menor impacto en su solvencia en el escenario estresado y el tercero con menor impacto entre todas las entidades analizadas. Con todo ello, Bankinter contaría al final del periodo considerado, en 2023, con una holgada ratio de capital CET1 fully loaded del 11,25%, frente al 12,29% de partida que el banco tenía a finales de 2020.

Se da la circunstancia de que esos 104 puntos básicos suponen un impacto inferior al que tuvo el banco en los test de estrés de 2018, que fue de 114 pb, con un escenario adverso -el actual- sensiblemente peor al considerado hace tres años. Cabe señalar que en el test de estrés de 2018 Bankinter fue analizado por el BCE, si bien contemplando los mismos escenarios y la misma metodología que el análisis de la EBA. En aquellas pruebas de esfuerzo Bankinter se situó como el segundo banco con menor impacto en su solvencia en el escenario adverso entre todos los analizados a nivel europeo.

Según el ejercicio de la EBA de este año, diseñado bajo unos supuestos metodológicos comunes que permiten la comparabilidad de resultados entre entidades, el ROE de Bankinter (rentabilidad sobre recursos propios) alcanzaría al final del periodo, en 2023, un 7,22% frente al 7,60% de partida con que la entidad cerró 2020. Se trata, de nuevo, de uno de los mejores resultados del ejercicio para este parámetro.

En cuanto a la ratio de capital total, pasaría del 15,02% de 2020 al 13,98% de 2023. Hay que destacar, además, que Bankinter ha planteado el ejercicio con un payout del 50% tanto en el escenario base como adverso para todos los años de proyección, porcentaje tradicional en la retribución al accionista del banco, frente al 15% que la entidad distribuyó en 2020, en función de la recomendación del BCE.

Este nuevo ejercicio de control y transparencia de la EBA es el más severo de la serie histórica que la EBA ha planteado a lo largo del tiempo, ya que propone una continuación de la depresión económica en los próximos 3 años como consecuencia de una prolongación de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID 19.

Este ejercicio, que ha analizado a un total de 50 bancos europeos bajo la supervisión directa de la EBA, a los que hay que sumar los analizados por el BCE, permitirá reforzar la confianza en el sector financiero por parte de los mercados, y hacer más homogéneas las distintas formas de reflejar los datos según los diferentes bancos y países, lo cual dificulta en ocasiones los cálculos comparativos.

Bankinter considera que el nuevo marco servirá para poner en valor, a una escala europea, las ventajas competitivas del balance y de la cuenta de resultados de la entidad, así como su capacidad de resiliencia ante los severos escenarios planteados. En ese sentido, el resultado obtenido por Bankinter compara favorablemente respecto al publicado por los bancos españoles y sobresale igualmente entre el resto de los bancos europeos.