Bankinter gana 317 millones de euros en 2020, con fuerte crecimiento del negocio en un ejercicio de especial incertidumbre

21/01/2021
  • Las fuertes provisiones para prevenir el empeoramiento macroeconómico y la desfavorable comparativa contra los extraordinarios de 2019 conllevan una caída del beneficio del 42,4% respecto al año anterior.

  • La mayor actividad de negocio se traduce en alzas de todos los márgenes: un 6,8% el margen de intereses; un 3,6% el margen bruto, gracias al buen comportamiento de las comisiones; y un 4,5% el margen de explotación antes de provisiones.

  • Bankinter concluye el año con una rentabilidad sobre recursos propios, ROE, del 7%, y una ratio de capital CET1 fully loaded del 12,3%, muy superior al requerimiento mínimo del BCE, del 7,7%.

El Grupo Bankinter cierra 2020 con unos resultados que, pese a lo complicado de un ejercicio marcado por el impacto de la pandemia, muestran crecimiento en todos los márgenes y en las principales líneas de negocio. El Banco mantiene al mismo tiempo su liderazgo entre la banca cotizada en términos de rentabilidad y calidad de activos, y con una solvencia reforzada que sigue estando muy por encima de las exigencias regulatorias del BCE.  

El resultado de la actividad bancaria recurrente es de 473 millones de euros, un 13,2% inferior al de 2019.

No obstante, el banco ha realizado durante este año provisiones por importe de 242,5 millones para anticipar el empeoramiento macroeconómico, con lo que el resultado antes de impuestos de la actividad bancaria se reduce a 230,5 millones de euros, un 62% menos que en 2019. Esta caída es debida tanto a las citadas provisiones como a la ausencia este año de los extraordinarios que la entidad se anotó en 2019 por la compra de EVO.

Por su parte, el resultado antes de impuestos de Línea Directa, que se muestra separado de la actividad bancaria, alcanzó los 179,6 millones de euros, un 25,7% más que hace un año.

Con todo ello, el beneficio neto del Grupo Bankinter en 2020 se situó en 317,1 millones de euros, un 42,4% menos que en 2019.

Dentro de las principales ratios, la rentabilidad sobre recursos propios, ROE, se mantiene en el 7%. Sin tener en cuenta el impacto de las provisiones extraordinarias, el ROE de la entidad sería del 10,8%.

 

Asimismo, Bankinter refuerza la solvencia, con una ratio de capital CET1 fully loaded que se sitúa en el 12,3%, frente al mínimo del 7,7% exigido por el BCE en función del tipo de negocio que realiza la entidad y sus niveles de morosidad.

A este respecto cabe señalar que la ratio de mora mantiene su tendencia descendente desde hace años hasta alcanzar el 2,37% frente al 2,51% de hace un año, casi la mitad que la media sectorial. A su vez, la cobertura de la morosidad crece notablemente, pasando del 48,4% al cierre de 2019 al 60,5% de este año.

En cuanto a la liquidez, Bankinter cierra un año que, por primera vez, muestra un gap comercial negativo, con una ratio de depósitos sobre créditos del 103,2%.

A su vez, los vencimientos previstos para 2021 son de 200 millones de euros, a los que se suman 1.000 millones para 2022, frente a los cuales la entidad cuenta con unos activos líquidos de 20.700 millones de euros y una capacidad de emisión de cédulas de 3.500 millones.

Márgenes en crecimiento por mayor impulso comercial.

Pese al complicado entorno económico y de tipos, todos los márgenes de la cuenta experimentan crecimientos frente al año pasado, denotando el notable impulso comercial y la buena gestión del negocio.

El margen de intereses alcanza los 1.247 millones de euros, un 6,8% más que en 2019, debido sobre todo a los mayores volúmenes de la inversión.

El margen bruto suma 1.709 millones de euros, lo que significa un 3,6% más que hace un año. Más de dos tercios de esa cifra procede del margen de intereses. Por su parte, la aportación de las comisiones a ese margen bruto es de un 29%, o lo que es lo mismo: 496,8 millones de euros, de los que 157 millones proceden del negocio de gestión de activos y 98 millones del negocio de valores (un 22% más que en 2019) en un año especialmente brillante para esta actividad de intermediación. Este margen se ha visto impactado negativamente por unas cargas regulatorias (aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos, Fondo Único de Resolución y otros) que siguen creciendo y que este año ascienden a 115 millones de euros, frente a los 95 millones de 2019.

El margen de explotación antes de provisiones concluye el ejercicio en 880,2 millones de euros, un 4,5% más que hace un año, con unos costes operativos que se incrementan en un 2,7% debido sobre todo a las nuevas inversiones en los negocios adquiridos. En cuanto a la ratio de eficiencia de la actividad bancaria con amortizaciones, se sitúa en el 48,5%, mejorando ligeramente frente al 48,9% de hace un año.

 

Datos del Balance.

En cuanto al balance de Bankinter, los activos totales del Grupo ascienden a 96.252,1 millones de euros, un 15% más que en 2019.

La inversión crediticia a clientes cierra en 64.384,3 millones de euros, un 6,6% más. El crecimiento de la inversión en España, sin tener en cuenta EVO Banco, fue del 6,1% frente a un 2,4% de media del sector, con datos a noviembre del Banco de España.

Por su parte, los recursos minoristas de clientes alcanzan los 65.009,9 millones de euros, un 12,5% más. El crecimiento en España sin EVO de esos recursos fue del 13,3%, frente a un 8,4% de media del sector con datos a noviembre.

 

Fuerte impulso comercial pese al entorno.

Pese a las consecuencias derivadas de la pandemia y las estrictas medidas llevadas a cabo para combatirla, el banco ha mantenido a buen ritmo su actividad de negocio con clientes superando incluso el volumen de ingresos del año precedente. Dentro de esa actividad, y especialmente durante los meses más complicados del confinamiento, Bankinter ha impulsado múltiples iniciativas para paliar el impacto de la crisis entre sus clientes, facilitando la liquidez a familias y empresas afectadas por la situación de excepcionalidad económica.

Poniendo el foco en el negocio de Empresas, la cartera de inversión crediticia alcanza al cierre de año 28.400 millones de euros, un 11% más que hace un año. Con cifras solo de la cartera en España, el crecimiento es de un 11,5% frente a un 8,1% de media sectorial con datos a noviembre del Banco de España. En ese crecimiento han tenido un fuerte protagonismo los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), con 8.600 millones de euros formalizados, de los que 6.000 millones han sido ya dispuestos.

La cartera global de inversión crediticia a empresas del banco, de 28.400 millones de euros, se distribuye de la siguiente manera: 10.600 millones corresponden a grandes empresas con una facturación superior a 50 millones de euros; la cartera de pymes grandes (entre 5 y 50 millones de facturación) suma 7.000 millones; y a las pymes pequeñas, hasta 5 millones de facturación, les corresponden 5.200 millones. En todas ellas, Bankinter mantiene controlada la morosidad, situando esa ratio en el 7,4% en las pymes pequeñas y en el 3,4% en las pymes más grandes.

Igualmente satisfactoria ha sido la evolución en el negocio de Banca Comercial, o de personas físicas, especialmente en los segmentos de mayor patrimonio. Banca Privada cierra un meritorio ejercicio gestionando un patrimonio de 42.800 millones de euros, lo que supone un 6% más respecto a 2019, después de captar en el año 2.700 millones de euros de patrimonio neto nuevo. Y en cuanto al segmento inmediatamente inferior, de Banca Personal, el crecimiento fue del 9%, con un patrimonio neto nuevo de 2.300 millones de euros.

Esa dinámica también se aprecia en la evolución de la cartera hipotecaria que, pese a la práctica paralización de la actividad en los meses más complicados de la pandemia, crece en España y sin tener en cuenta EVO un 1,7% frente a una caída del sector del 1,5% con datos a noviembre del Banco de España. La nueva producción hipotecaria realizada en el año suma un total de 2.900 millones de euros, apenas un 3% inferior a 2019, que fue un gran ejercicio. Un 56% de las nuevas hipotecas son a tipo fijo y tienen un loan to value del 60%.

Otro producto igualmente captador de nuevos clientes es la cuenta nómina, una de las propuestas más apreciadas del mercado en su categoría que confirma el buen comportamiento de años anteriores con un crecimiento de la cartera del 22%, hasta los 12.700 millones de euros.

Una evolución al alza del negocio con clientes ha sido también la tendencia en Bankinter Portugal. La cartera de inversión crediticia crece un 7% en el año, hasta los 6.600 millones de euros. Los recursos de clientes lo hacen en un 6% más, hasta los 4.800 millones; y en un 2% crecen los recursos gestionados fuera de balance, hasta los 3.600 millones de euros. En cuanto a los márgenes, experimentan alzas a doble dígito: un 10% el margen de intereses y un 13% el margen bruto, impulsado por el buen comportamiento de las comisiones. No obstante, el resultado antes de impuestos, 45 millones de euros, decrece un 31%, debido sobre todo a que el banco ha dejado este año de liberar provisiones, tal y como sí ocurría en ejercicios anteriores, y ha empezado a dotarlas.

En cuanto al negocio de Consumo, operado por Bankinter Consumer Finance en España, Portugal e Irlanda, refleja en sus cifras las consecuencias de la pandemia en el gasto de los hogares, que se ha visto reducido debido a los meses de confinamiento, a las limitaciones a la movilidad y a la caída de la actividad económica general. Aun así, la cartera de crédito se mantiene en cifras similares a las del año pasado: 2.900 millones de euros, con una ratio de morosidad controlada en el 6,2%. Dentro de este negocio, cabe señalar la consolidación de Avantcard en el mercado irlandés como uno de los principales operadores de Consumo, que ahora ve ampliada su actividad al mercado hipotecario a través de la nueva marca Avant Money.

Por su parte, EVO Banco ha obtenido durante 2020 el reconocimiento tanto del mercado, con la obtención de dos premios “World Finance” como Mejor Banco Digital y Mejor App Financiera de España, como de los propios clientes, con buenas cifras de captación. Este banco digital ha incrementado en un 48% el número de clientes totales (financieros y de servicios) y experimenta un crecimiento del 38% en su cartera hipotecaria, un producto en el que EVO ha volcado buena parte de sus energías comerciales. El ahorro en balance crece, a su vez, un 8,5%.

En cuanto a Línea Directa Aseguradora, que este año presenta sus resultados de forma desagregada de la actividad bancaria a la espera de su próximo despegue como entidad independente, alcanza un beneficio neto de 135 millones de euros, un 26% más que el año anterior, con un ROE del 35% y una ratio combinada del 83,4%. La ratio de solvencia II se sitúa en el 276%.

El número de riesgos asegurados llega a los 3,22 millones, un 1,7% más, y con un volumen de primas emitidas que crece ligeramente, hasta los 899 millones.