Bankinter cierra el tercer trimestre con un beneficio neto de 376 millones, sustentado en el negocio de clientes

26/10/2017
  • El banco mantiene la fortaleza en todos sus márgenes: el de intereses crece un 10,8% respecto a septiembre de 2016, y un 9,7% más el margen bruto.

  • Bankinter sigue liderando la rentabilidad del sector, con un ROE del 12,3% al cierre de septiembre.

  • El beneficio neto en España, que no contiene extraordinarios, es de 358 millones de euros, un 14,8% superior al mismo dato de hace un año.

El Grupo Bankinter mantiene al cierre del tercer trimestre la tendencia mostrada a lo largo del año: sólido balance, calidad de activos, mejoras en la solvencia, rentabilidad por encima del sector y unos resultados sostenibles que provienen en su mayor parte del negocio típico con clientes.

Así, el beneficio neto del Grupo se sitúa al 30 de septiembre en 376 millones de euros, y el beneficio antes de impuestos en 517,6 millones. Estos beneficios son un 6% y un 5,5% inferiores, respectivamente, a los presentados a la misma fecha de 2016, si bien hay que advertir que en el segundo trimestre del año pasado se contabilizaron resultados extraordinarios con motivo de la operación de compra de la red minorista de Barclays en Portugal, y que desde ese trimestre se incluyen en los resultados del Grupo los datos de actividad de esta filial, lo cual conlleva que la comparativa no sea estrictamente homogénea.

Sin embargo, el crecimiento medido en términos homogéneos, sin tener en cuenta esos extraordinarios en la comparativa, se elevaría un 14,8% respecto al de hace un año.

Como ya es habitual, Bankinter mantiene su posición de liderazgo en términos de rentabilidad, con un ROE, o rentabilidad sobre el capital invertido, del 12,3%, la más elevada entre los bancos cotizados.

En términos de solvencia, Bankinter concluye septiembre con una ratio de capital CET1 fully loaded del 11,5%, y del 11,82% en el CET 1 phase in, mejorando en 20 puntos básicos los datos del último trimestre y de nuevo muy por encima de las exigencias del BCE aplicables para Bankinter en 2017, que son del 6,5%, las menores de la banca española.

En cuanto a la estructura de financiación, el gap de liquidez de la entidad se ha visto reducido en 500 millones de euros en lo que va de año, situándose en 4.900 millones al cierre de septiembre; paralelamente, la ratio de depósitos sobre créditos alcanza el 91,3%, 30 puntos básicos más que hace un año.

Asimismo, Bankinter no cuenta con vencimientos de emisiones mayoristas en lo que resta de año, y las que quedan pendientes hasta 2020 suman 2.200 millones de euros, con unos diferenciales –además- que se reducen año a año: 2,2% en las emisiones que vencen en 2018; y 2,1% para las de 2019. Para afrontar estos vencimientos el banco dispone de 10.600 millones en activos líquidos y una capacidad de emisión de cédulas por valor de 7.500 millones.

En lo referente a calidad de activos, el banco mantiene su liderazgo entre la banca cotizada. El índice de morosidad cae hasta el 3,72% desde el 4,19% de hace un año; una ratio que se reduce hasta el 3,33% de tener en cuenta solo las cifras de España. Esto supone menos de la mitad que la media sectorial, que subió en agosto al 8,48%.

 

Fortaleza en todos los márgenes.

Los resultados presentados por el Grupo Bankinter siguen teniendo en los márgenes de la cuenta el principal argumento para demostrar la fortaleza de su negocio.

Así, el margen de intereses cierra el tercer trimestre en los 789,7 millones de euros, lo que supone un 10,8% más que hace un año.

En lo que atañe al margen bruto asciende a 1.393,8 millones de euros, un 9,7% más que en igual periodo de 2016, gracias sobre todo al buen comportamiento de la comisiones, que se incrementan en su importe neto un 14,2% frente al año pasado, con especial buen resultado las que hacen referencia al negocio de Gestión de Activos, y también al negocio de seguros.

Y en cuanto al margen de explotación, concluye el tercer trimestre con 690,4 millones de euros, un 12,2% más que hace un año, y es que pese a asumir algunos mayores costes operativos que en el mismo periodo de 2016, la diferencia entre ingresos y gastos sigue agrandándose a favor de los primeros y es actualmente superior a la de hace un año. Con todo ello, la ratio de eficiencia de la actividad bancaria con amortizaciones se sitúa en el 46,8%.

Dentro del balance de Bankinter, los activos totales del Grupo cierran el tercer trimestre en 69.863,3 millones de euros, lo que supone un 5,4% más que al 30 de septiembre de 2016.

En cuanto al total de la inversión crediticia a clientes, alcanza los 52.242,8 millones de euros, un 3,7% más que hace un año, cuando el sector ha reducido el volumen de crédito en un 2,2%, con datos a agosto.

Los recursos controlados llevan a cabo crecimientos en una proporción parecida. Así, alcanzan al cierre del tercer trimestre los 77.483,3 millones de euros, un 4,6% más que al 30 de septiembre de 2016, destacando entre ellos los recursos gestionados fuera de balance (fondos de inversión, fondos de pensiones y gestión patrimonial), que crecen en un 13,4% en el mismo periodo analizado.

 

Un negocio diversificado y rentable.

El negocio con clientes, principal artífice de la generación de resultados del Grupo, sigue consolidado sobre cinco líneas estratégicas de negocio, rentables y complementarias entre sí.

Banca de Empresas es la línea que realiza una mayor aportación al margen bruto del banco: un 30%. Tal y como viene ocurriendo de forma sostenible, Bankinter ha vuelto a incrementar el saldo de su cartera crediticia a empresas hasta alcanzar al cierre del tercer trimestre los 22.200 millones de euros, un 5,3% más que a 30 de septiembre de 2016. Y teniendo en cuenta solo España el crecimiento fue del 4,3% cuando el sector ha visto reducido su volumen de crédito a empresas en nuestro país un 3,7%. La cuota de mercado de Bankinter en nuevas operaciones se sitúa ya en el 5,8%.

Asimismo, la captación de nuevos clientes en estos tres primeros trimestres del año es un 9% superior a la del mismo periodo de 2016. Y por último, destacar de nuevo la buena evolución del negocio internacional de empresas, con unos ingresos en constante crecimiento, con un margen bruto mensual un 21% superior al del mismo periodo de 2016.

Banca Comercial es la segunda línea según su aportación al margen bruto. En este negocio vuelve a ser destacable la buena evolución de los segmentos de mayor patrimonio, como son Banca Privada y Banca Personal. Así, el patrimonio gestionado de los clientes de Privada asciende a los 34.200 millones de euros, un 15% más que a 30 de septiembre de 2016. En cuanto a Banca Personal, el patrimonio gestionado crece un 15%, hasta los 20.500 millones de euros.

Dentro de Banca Comercial hay que señalar, entre otros productos, la buena aceptación que sigue teniendo en el mercado uno de los productos estrella del banco, la cuenta nómina al 5%, que alcanza ya un saldo de 6.359 millones, un 26% más respecto al tercer trimestre de 2016.

La tercera de estas líneas de negocio sería Línea Directa, que supera las 2,74 millones de pólizas, con crecimientos en el año de un 7,4% en pólizas Motor, y del 14,4% en Hogar. En cuanto a las primas, suman 595,6 millones de euros, frente a los 551,9 millones de hace un año, con crecimientos del 7,1% en pólizas motor y del 14,9% en hogar, muy por encima del crecimiento del mercado. Esta compañía mantiene la alta rentabilidad del negocio, con un ROE del 35%, y un ratio combinado del 88,1%.

Bankinter Consumer Finance es la filial del Grupo dedicada al negocio de consumo, la cual se sitúa ya entre las grandes operadoras en España. Al cierre de septiembre la compañía cuenta con algo más de un millón de clientes, lo que supone un 24% más de los que había hace un año. En cuanto a la cifra de inversión, se sitúa en los 1.300 millones de euros, un 41% más.

En lo referente a Bankinter Portugal, los recursos minoristas alcanzan al 30 de septiembre los 3.800 millones de euros, un 8% más que hace un año. La inversión crediticia asciende a 4.700 millones de euros, con un 7% de crecimiento en el mismo periodo. El margen bruto de esta filial cierra el tercer trimestre del año en 102,3 millones de euros, y con un beneficio antes de impuestos de 24,8 millones.

 

Digitalización.

Hablar de Bankinter es hablar también de digitalización, de innovación y de un proceso continuo y dilatado en el tiempo dedicado a ofrecer a sus clientes una propuesta de valor diferenciada y personalizada desde múltiples canales de relación, todos ellos perfectamente integrados.

Los clientes hacen un uso masivo y habitual de esos canales virtuales en su relación con el banco. Así, un 35,2% de los mismos se consideran clientes digitales puros; un 56,2% serían clientes digitales mixtos, que utilizan indistintamente canales digitales y otros canales; y tan solo un 8,6% son considerados clientes “tradicionales”, aquellos que operan con el banco a través de la oficina o banca telefónica.

Prueba del esfuerzo llevado a cabo por Bankinter en los últimos años en favor de la digitalización es también el hecho de que en los dos últimos años, el banco ha incrementado en un 49,4% el personal interno dedicado a tareas tecnológicas; mientras que el total de la plantilla en España, aunque también ha crecido en ese periodo lo ha hecho a menor ritmo: un 9%.

Entre los diferentes proyectos digitales impulsados por el banco durante el último trimestre cabe destacar el lanzamiento de Popcoin, un servicio de gestión de inversiones para cualquier inversor que inaugura la era de los ciborg advisors.

Por último, y en lo que hace referencia a la acción de BKT, cerró el tercer trimestre con un valor de 8 euros por acción, lo que significa haberse revalorizado un 26,4% en el periodo de un año.